4.000 muertes al año por cáncer de mama

(Diario LA HORA).- El cáncer de mama opera como una persistente niebla que repentinamente se coloca sobre una mujer sin avisar. La velocidad con la que esta enfermedad crece hacen de la prevención el mayor aliado. Cristina Quintero nunca imaginó que con 33 años iba a tener que padecer esta anomalía del tejido mamario que cada año se lleva la vida de 4.000 mujeres en Ecuador, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

“En un autoexamen encontré un pequeño bulto. Me extrañó mucho porque no era normal para mi edad. Había dado a luz recientemente. Tenía un pequeño bulto, del tamaño de una lenteja. El primer examen dio negativo. Luego, realizamos un segundo y me extrajeron líquido de la bolita que tenía. Allí dio positivo. Me hicieron una resonancia magnética y detectaron un cáncer con alto grado de malignidad. Habían transcurrido seis meses y el bulto tenía siete centímetros de diámetro”, explica.

Pero esta “circunstancia”, como a ella le gusta llamar a su enfermedad, no amedrento su ánimo y, gracias a la ayuda de su hija, de su marido y de sus familiares, pudo hacerle frente. “Comenzamos con quimioterapia para disminuir el tumor, porque era demasiado grande para ser operado. Luego, cuando se redujo a dos centímetros, me realizaron una mastectomía radical y un vaciamiento ganglional”.

La operación que recibió a través de la axila le impide realizar grandes esfuerzos con el brazo derecho. Aparte de eso, goza de la vida y de su familia como otra mujer. “Cuando una tiene cáncer, la familia también lo padece. Ellos fueron mi fuente de inspiración y mi fuerza. En mi caso, la prevención fue muy importante para superar la enfermedad. Si se ataca con tiempo, las posibilidades de superarlo son muy altas”, concluye Quintero.

Aumento

Los datos que arroja la Organización Panamericana de la Salud (OPS) dibujan un panorama cuanto menos preocupante: El cáncer de mama es la primera causa de muerte en el país, con un 35,4%, seguido del cáncer de piel, con un 32%. Curiosamente, en Quito las cifras aumentan: ocho de cada 100 mujeres de entre 25 y 64 años mueren por esta causa, según un informe del INEC.

Según la Organización Mundial de la Salud, en el mundo se presentan alrededor de 500.000 nuevos casos de cáncer por año y se producen alrededor de 250.000 muertes por esa causa. Del mismo modo, en Ecuador se presentan cerca de 10.200 nuevos casos por año y mueren unas 4.000 mujeres.

Lucha

En Ecuador existen varias organizaciones que luchan por la prevención del cáncer de mama. Una de ellas es la Fundación Poly Ugarte, que lleva más de 6 años realizando trabajos de información, educación y prevención. Su presidenta, Poly Ugarte, contempla una notable mejoría en el tratamiento que se realiza en Ecuador: “Cuando nos iniciamos, nos encontramos con que el 80% de las mujeres que ingresaban en una institución entraba con la enfermedad regada en el cuerpo. El 70% fallecían, por no tener recursos, ya que un cáncer de mama lo mínimo que costaba era 10.000 dólares. El mayor reto al que nos enfrentamos es encontrar una cura. Mientras no se encuentre, lo único que podemos hacer es la detención temprana”.

Andrea Encalada también lleva una gran parte de su vida luchando contra esta enfermedad. Ella es la presidenta del Centro de Prevención y Capacitación de Enfermedades de Mujeres de Ecuador (Cepreme), que cada año asesora a decenas de mujeres. “Hay un factor psicológico muy importante. En muchas ocasiones, la mujer no acude al especialista por miedo a que su esposo la pueda ver fea. Debemos romper el tabú y realizar una mamografía anual a mujeres de más de 40 años y una ecografía anual a mujeres de menos de cuarenta años. (MAP)

Hace falta unidad

La activista Poly Ugarte considera que es necesaria una política pública de prevención de cáncer, para ir avanzando en la lucha, uniéndose Estado, gobiernos locales, autoridades de salud, empresas privadas y ONG, porque, de lo contrario, dice, no habrá presupuesto de salud para cubrir los costos de los tratamientos, especialmente de las mujeres de escasos recursos económicos.

MI OPINIÓN EN 60 SEGUNDOS

Luis Péndola
cirujano oncólogo

‘A tiempo, sí tiene cura’

Si el cáncer de mama se detiene a tiempo, sí que tiene cura. En los últimos años, el índice de cáncer de mama aumentó, desplazando al de útero, que era el más habitual.

Esto se debe a que antiguamente no se detectaba, la mujer podía tenerlo y no era consciente o no se trataba. Hoy no es así. También incide el tipo de alimentación o de vida.

También influyen los tratamientos hormonales. Hemos comprobado que las mujeres que recibían terapia de reemplazo hormonal por la menopausia tenían un mayor número de casos de cáncer.

11,6%, es la tasa anual de cáncer en el país. En la región es del 9%.

500.000, nuevos casos se presentan en el mundo cada año.

250.000, muertes por esa misma causa.