Compartir

Loja.- “La agricultura puede ayudar a reducir la pobreza, aumentar los ingresos y mejorar la seguridad alimentaria para el 80 % de los pobres del mundo, los cuales viven en las zonas rurales y se dedican principalmente a labores agrícolas”, de acuerdo al Banco Mundial.

En Ecuador, este rubro representa el 8% del PIB y es responsable del 28% de todos los puestos de trabajo según un informe de esta organización multinacional titulado “Panoramas Alimentarios Futuro”.

La industria agrícola tanto a nivel internacional, como local, enfrenta desafíos por el uso de agroquímicos, los cuales impactan el medioambiente, ocasionando la contaminación del agua, degradación del suelo, producción de desechos y contaminación genética; es por ello, que existe una necesidad de generar prácticas más sostenibles.

En los últimos años, la agricultura sostenible es un factor diferenciador para combatir con este problema, caracterizándose por ofrecer una mayor protección medioambiental, buscando la eficiencia agrícola; además del bienestar económico y la salud pública en entornos rurales.

Con el manejo de soluciones ecológicas basadas en la innovación científica, es posible producir alimentos saludables con prácticas adecuadas para el suelo, aire y agua.

Actualmente, se están trabajando diversas acciones en el país para alcanzar una agricultura sostenible, como por ejemplo el proyecto “Cacao Climáticamente Sostenible” de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que busca sistemas agroforestales con cacao para conservar la biodiversidad, mejorando la fertilidad y calidad del suelo. Otra iniciativa es “PROAmazonía” realizado por el Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica en conjunto con el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP) y Gobiernos Autónomos Descentralizados, creando acciones para evitar la deforestación, enfocándose en la conservación y producción sostenible.

La importancia del apoyo de expertos en el sector agrícola

La necesidad de expertos, que a través de estudios y proyectos aporten al sector agrícola, es importante para transformar e impulsar esta industria. En la actualidad, en el país se potencian carreras agrónomas e ingenierías en temas ambientales para aportar al desarrollo de este sector, por esta razón, Harrisburg University (HU) llega a Latinoamérica con una demanda fuerte en educación de alto nivel para atender a Ecuador y la región latinoamericana, fomentando su necesidad en carreras STEM relacionadas con ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas, enfocándose en la innovación de los sistemas agroalimentarios, uno de los principales retos que enfrenta el sector agropecuario en nuestro país.

HULATAM mediante su Centro de Agricultura Avanzada y Sostenibilidad (CAA) pretende apoyar la adopción de enfoques tecnológicos para métodos agrícolas sostenibles y localizados, buscando que estudiantes, profesores y socios de la industria colaboren en innovaciones para los alimentos, el agua y la energía buscando conseguir beneficios productivos, ambientales y sociales que aseguren sostenibilidad de la producción a largo plazo.

De acuerdo con Dr. Kevin Huggins, rector de Harrisburg University en América Latina, “Forjar asociaciones intersectoriales que demuestren la eficacia de las tecnologías sostenibles, su viabilidad, el impacto económico y reducir los riesgos de la adopción de nuevas tecnologías es necesario para los empresarios, inversores y comunidades a las que sirven; por ello desde la universidad queremos ofrecer oportunidades para que se pueda educar la fuerza de trabajo del futuro que servirá al sector agrícola, ayudar a la sociedad a que conozca las ventajas que la tecnología trae al sector y apoyar en cualquier tipo de investigación aplicada que se encamine hacia el cumplimiento de los estándares ambientales, sociales y de gobernanza”.

Los costos de los cambios en la industria son reales pero necesarios por el futuro del planeta y las próximas generaciones; además de brindar excelentes resultados al sector agrícola y la sociedad; mejorando la producción, aportando a la economía, brindando salud y un mejor medioambiente.