Misteriosa salida de la comunidad Salesiana de Loja

En un inesperado giro, las Hermanas Salesianas dejarán la parroquia eclesiástica de San Sebastián después de décadas de servicio. ¿Qué razones impulsaron esta salida y qué impacto tendrá en la comunidad que han dejado atrás?

Por más de 30 años, han permanecido en la parroquia Eclesiástica la comunidad de hermanas Salesianas, quienes irán a fortalecer su misión evangelizadora en la ciudad de Cariamanga dijo al Hna. Superiora Rosario Molina.

Durante estos años y con la presencia de varias hermanas de directoras, hemos fomentado la vivencia de valores básicos humanos, cristianos y fundamentalmente privilegiar la experiencia humanizante y humanizadora de crecimiento personal y comunitario, que lleva a la persona a vivir en actitud de discernimiento en los acontecimientos de la vida, asevera la Hna. Rosario Molina.

Explica que las razones se basan en el proceso que se llama descernimiento “nuestra misión la hemos cumplido humildemente” afirma la Hna. Rosario Brito destacando que en la parroquia eclesiástica de San Sebastián ya está evangelizada, hay muchos movimientos juveniles, priostes, monaguillos, ministros, ex alumnas salesianas, cooperadores y en estos 30 años nuestra ayuda ha sido muy significativa.

sr.grupojuvenil

sr.grupojuvenil

Destaca que la presencia de las Hnas. Salesianas es requerida en otras partes del país, pero que ellas irán a fortificar la presencia en la ciudad de Cariamanga y desde allí, se podrá seguir brindando el apoyo a estos grupos, como el de la Pastora juvenil, “humildemente podemos decir que las diferentes etapas que hemos ido viviendo, hemos ido cumpliendo esta misión de pronto silenciosa, pero con mucho amor”, reflexiona la Hna. Superiora.

“Cada comunidad está comprometida a evangelizar y como discípulas anunciamos la buena noticia del amor de Dios a ser signos y expresión de su amor, que nos estimula a vivir el espíritu misionero que es fruto de la vida que la Trinidad comunica a los discípulos de Jesús en el Bautismo”, indica la hermana salesiana.

Misión educativa y evangelizadora

Un 13 de diciembre de 1944, llegan las hermanas salesianas a la ciudad de Cariamanga, dando inicio su presencia con la creación de la unidad educativa “María Auxiliadora”, centro de enseñanza de las niñas y señoritas, quienes en la actualidad son personas al servicio de la sociedad y guías en sus respectivos hogares.

La misión de la comunidad salesiana explica Sor. Rosario Molina se basa en el estilo formativo del sistema preventivo propio de nuestra misión, sensible a los nuevos desafíos, nuevas interpelaciones y exigencias de los distintos escenarios sociopolíticos del mundo actual.

Además, nos proyectamos ir al encuentro de los jóvenes de las clases populares, especialmente los más pobres, siempre con la experiencia del Espíritu Santo que Don Bosco y Madre Mazzarello nos han trasmitido y que nosotras, personal y comunitariamente, tenemos el deber de vivir y desarrollar con corazón oratoriano en sintonía con la Iglesia, a las familias, al grupo juvenil de San Juan Bosco, al grupo de Cooperadores Salesianos y los catequistas.

sr.grupocooperadores

sr.grupocooperadores

Rosario Molina indica “la semilla está sembrada, esa tiene que germinar, seguir crucificando el carisma de Don Bosco, el amor a María Auxiliadora, de los valores, de amor de preventividad, de acompañamiento a los jóvenes, a los niños, esto tiene que seguir y desde Cariamanga estaremos monitoreando, para ver qué frutos se está dando”.

Fortalecer, en cada Hija de María Auxiliadora y en cada comunidad, la conciencia de ser discípula misionera de Jesucristo mediante la profundización y vivencia de la identidad carismática para el servicio del Reino

La misión salesiana

Las hermanas salesianas su acción misionera se enmarca en:

 Se fundamenta en el mandato de Jesús: Vayan y hagan discípulos a todos los pueblos y bautícenlos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

 Que constituye un elemento esencial de la identidad del Instituto y expresión de su universalidad, presente en nuestra historia desde los orígenes.

 Realizada en la unicidad del carisma y en el pluralismo de situaciones socioculturales con la adaptabilidad, audacia y creatividad de Don Bosco y de Madre Mazzarello.

 Inserta en una realidad cada vez más pluricultural y con diversidad de creencias religiosas con prospectiva evangelizadora, que compromete a renovar la pasión por el primer anuncio, la catequesis, la misión ad-inter gentes.

 Que exige un estilo de vida pobre, solidaria, alegre, sencilla y de trabajo que permita madurar actitudes, asumir comportamientos y saberes cotidianos capaces de superar el etnocentrismo.

 Que trabaja en la formación humana y cristiana con intervenciones educativo-evangelizadoras en defensa de la vida por un futuro de mejor convivencia.

 Que promueve las celebraciones y los ritos propios de cada pueblo con prospectiva de crear ambientes para que los y las jóvenes indígenas realicen el seguimiento de Jesucristo desde sus valores culturales.

 Donde la mujer sea protagonista de su crecimiento personal, familiar, comunitario y social, elemento clave para la evangelización y el desarrollo humano.

 Que desde el carisma salesiano colabora y se inserta en la Iglesia local.

 

Related Posts

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com