Al menos 50 soldados mueren en Yemen por ataque suicida

Dubái.- (Por. REUTERS).- Un ataque suicida causó la muerte de al menos 50 soldados yemeníes en una base en la ciudad de Adén, dijo un funcionario del Gobierno, en otro importante asalto de Estado Islámico a las fuerzas aliadas de la campaña militar liderada por Arabia Saudita.

El atacante se hizo estallar cuando las tropas estaban esperando para recoger sus salarios, añadieron fuentes gubernamentales, y causó heridas a otros 70 soldados que hacían fila en la entrada de la base Sawlaban, en las afueras de la ciudad.

Estado Islámico se adjudicó la responsabilidad del ataque en un mensaje difundido por internet.

El brazo yemení del grupo radical islamista con sede en Irak y Siria ha perpetrado muchos ataques con bomba letales contra las tropas de la ciudad portuaria del sur del país, que está bajo control del gobierno reconocido internacionalmente que se encuentra exiliado en Arabia Saudita.

Los saudíes intervinieron en la guerra civil de Yemen en marzo de 2015 para combatir a los opositores al gobierno del movimiento houthi apoyado por Irán, pero han fracasado en sacar al grupo de la capital Saná, a pesar de miles de ataques aéreos.

Las fuerzas del movimiento houthi fueron expulsadas de Adén y gran parte del sur de Yemen el último verano boreal, pero el Gobierno y las tropas de la coalición han tenido problemas porque los militantes de Estado Islámico y de Al Qaeda aprovechan las falencias en seguridad para perpetrar ataques.

Al menos 10.000 personas han muerto en el conflicto, que lleva 20 meses y ha desatado una crisis humanitaria en el empobrecido país.

Arabia Saudí ‘reconoce’ el fin de la era del petróleo con la venta de Aramco

(Por. ELECONOMISTA.ES).- Las necesidades financieras de Arabia Saudí han llevado a las autoridades a plantearse seriamente la venta de la joya de la corona, Aramco, la empresa más valiosa del mundo y de titularidad pública. Sin embargo, más que por necesidades financieras, este movimiento podría ser el reconocimiento por parte del reino de que la ‘gallina de los huevos de oro’ ha muerto, el petróleo no volverá a ser ni la mitad de rentable que hace dos años.

Según publica el portal financiero Bloomberg, Arabia Saudí estaría intentando sacar algo de valor a un activo que cada año podría valer menos. Parece difícil que el precio del petróleo vuelva a acercarse a los 100 dólares, porque el mercado ha cambiado, tanto la oferta como la demanda.

Por el lado de la oferta, han entrado varios competidores en el mercado del petróleo (EEUU, Canadá, Brasil o Irán); por el lado de la demanda el auge de las renovables y el uso cada vez más eficiente de los hidrocarburos han disminuido el apetito por el crudo.

Andrew Logan, experto en energía en la entidad financiera Ceres, se pregunta «¿por qué un activo tan valioso se va a poner a la venta cuando su valor es el más bajo desde 2003? La respuesta más evidente a esta pregunta es que el reino saudí está reconociendo que la era del petróleo está llegando a su fin y están buscando como sacar la máxima liquidez» antes de que este negocio valga cero.

‘Sacar’ todo lo que pueda

Arabia Saudí aún tiene cierta ventaja sobre el resto de países, ya que sus costes de producción son de los más bajos del mundo. Aunque el petróleo esté en precios relativamente muy bajos, Aramco sigue obteniendo beneficios por cada barril vendido, sin embargo, los ingresos no son suficientes para que Arabia Saudí pueda mantener el gasto público a niveles de años anteriores.

Arabia Saudí podría estar tomando nota de la actuación de otros países que ya han reconocido la posibilidad de que el petróleo sea una materia prima cada vez menos importante. Por ejemplo, la petrolera pública noruega Statoil está produciendo petróleo al mayor ritmo de los últimos años con la intención de venderlo ahora que todavía tiene un precio razonable.

Aunque por cada barril de crudo vendido hoy, los noruegos obtienen un beneficio infinitamente inferior a hace dos años, vendiendo miles de barriles más pueden ingresar unos cuantos de millones de dólares. Cuando las empresas venden un producto con escaso margen de beneficio suelen orientar su negocio hacia la venta masiva, una estrategia que podría estar adoptando el país nórdico para aprovechar los últimos coletazos del petróleo.

Thina Saltvedt, estratega en Nordea Markets, explicaba hace unos meses que las energías renovables avanzan rápido, los coches y las máquinas cada vez son más eficientes, «podría ser mejor extraer todo el petróleo ahora que dentro de 20 años, quizá para entonces no necesitemos tanto crudo como ahora».

Otro experto que se suma a esta teoría es el gestor de hedge funds Jim Chanos: : «Imagina un mundo en el que la mayoría de vehículos son eléctricos y funcionan con gas natural y energía solar. Reduces las emisiones y reduces el consumo de petróleo. El 80% de la demanda de petróleo es para transporte».

Sobre el futuro del crudo, Chanos explicaba también hace unos meses los siguiente: «Ha caído terriblemente. Dicho eso, creo que a 5-10 años vista, si yo fuera un miembro de la OPEP estaría produciendo tanto como pudiera hoy, porque ahora vale algo y puede que no valga casi nada en 2030», sentenció el inversor.

Puede que las autoridades saudíes hayan prestado atención a lo que está ocurriendo y la posible venta de Aramco sea un movimiento para sacar la mayor rentabilidad posible a un activo que podría tender a depreciarse. Y es que el día que el petróleo valga cero, la que hoy es la compañía más valiosa del mundo también valdrá cero.

Precios del petróleo tambalean por tensión en relaciones entre Arabia Saudita e Irán

(Por Robert Mclean, CNN).- Los precios del petróleo estuvieron inestables el lunes después de que Arabia Saudita rompiera sus vínculos diplomáticos con Irán.

Después subir casi un 3% en la primeras operaciones bursátiles, los precios del crudo retrocedieron a 37 dólares antes de repuntar de nuevo.

Los dos países han estado en desacuerdo desde hace mucho tiempo, pero la ejecución el sábado del clérigo chiíta Nimr al-Nimr por parte de Arabia Saudita inició una nueva ronda de discusiones entre ellos, lo que provoca un peligroso giro en una región que ya es volátil.

Al-Nimr era un ferviente disidente en contra de la familia real musulmana suní y exigió su derrocamiento durante los levantamientos de la Primavera Árabe de 2011. Después de su ejecución, la embajada saudí en Teherán, mayoritariamente chiíta, fue atacada.

Tanto Irán como Arabia Saudita son grandes países productores de petróleo, y miembros fundadores de la OPEC.

Las tensiones geopolíticas en Oriente Medio normalmente hacen que los precios suban a medida que los operadores se preocupan por las interrupciones en la oferta. Pero en este caso, tanto Irán como Arabia Saudita probablemente seguirán extrayendo petróleo a un ritmo acelerado, lo que contribuye a la saturación global del suministro que ha mantenido los precios en niveles muy bajos durante los meses recientes.

En 2015, los precios del petróleo bajaron en un 35% a niveles nunca antes vistos desde la crisis financiera global.

La OPEC, el participante más importante en el mercado del petróleo, está actuando decididamente, y se niega a reducir la producción para elevar los precios. El cártel liderado por Arabia Saudita está tratando de excluir a los productores de alto costo en EE.UU. y otros lugares.

La producción de petróleo de Irán ha estado regida por sanciones durante mucho tiempo, pero el país está ansioso por aumentar su producción. Está planificando aumentar la producción en hasta 1,5 millones de barriles al día en 2016.

Baréin-Arabia Saudí: “dos corazones en un solo cuerpo”

(Por Consuelo Maldonado.- Euronews).- La comunidad chií en Iraq compara la ejecución del clérigo Al-Nimr por parte de Arabia Saudí a los crímenes de Dáesh
La ola de protestas suscitada y los ataques a mezquitas suníes en Irak son solo una muestra de la escalada de tensión generada por la macroejecución llevada a cabo, el sábado, por las autoridades saudíes, acusadas por Irán y, también, por ONG como Amnistía Internacional de “utilizar la pena de muerte para liquidar a los disidentes”.

“La juventud en Irak y en otras partes del mundo protesta por el abuso que Arabia Saudí comete contra los derechos humanos”, asegura un manifestante chií.

Irán tiene que gestionar la entrada de parte de su personal diplomático tras la reacción de Baréin y de Sudán que han decidido solidarizarse con Arabia Saudí rompiendo sus lazos diplomáticos con Teherán.

El portavoz del ministro iraní de Asuntos Exteriores, Hossein Jaberi Ansari, ha acusado a *Arabia Saudí de querer fomentar la tensión en la región para favorecer sus intereses. *

Las protestas de la comunidad chií en Baréin no han cesado desde que se conociera la ejecución del clérigo Nimr al-Nimr, figura principal de las protestas contra el régimen saudí hasta su encarcelamiento en 2012. Al-Nimr fue ejecutado junto a otras 46 personas en la que ha sido considerada la mayor ejecución de las últimas tres décadas en Arabia Saudí.

Según el Centro de Derechos Humanos de Baréin, las autoridades del país detuvieron al clérigo chií *Sheikh Ahmad al-Jidhafsi * promotor de una manifestación, el domingo, en esta monarquía del Golfo tras la ejecución de al-Nimr.

La coalición opositora del la Revolución del 14 de Febrero ha condenado el arresto de al-Jidhafsi al asegurar que va a servir de pólvora para fomentar el sectarismo y las protestas en la comunidad chií, mayoritaria en Baréin.

Baréin y Arabia Saudí: “un solo cuerpo en el que laten dos corazones”

Este tuit del ministro de Asuntos Exteriores de Baréin ilustra, perfectamente, la decisión de la pequeña monarquía del Golfo de seguir los pasos de su principal aliado, Arabia Saudí que ha expulsado a todo el personal diplomático iraní: “somos un solo cuerpo en el que laten dos corazones”, retuiteando a @Alshaikh2.

Las relaciones entre Baréin e Irán comenzaron a deteriorarse gravemente en 2011 después de que Manama acusara a Teherán de injerencia flagrante en sus asuntos internos.

En octubre, Baréin presentó una demanda formal contra Irán ante el Secretario General de Naciones Unidas.

Manama acusa a Teherán de apoyar a grupos extremistas, de dar refugio a fugitivos, de albergar campos de entrenamiento para grupos terroristas y alentar el contrabando de armas, según Khalid Shaikh que entregó la demanada personalmente al secretario general de Naciones Unidas al margen de una reunión de la ONU en octubre.

Ejecuciones en Arabia Saudita provocan fuertes reacciones

(Redacción.- La Voz de América).- El líder supremo de Irán dijo que Arabia Saudita enfrentará una “venganza divina” por la ejecución de Sheikh Nimr al-Nimr, un prominente chií muy crítico de la familia real que gobierna Arabia Saudita.

Al-Nimr, venerado clérigo musulmán, fue uno de los 47 ejecutados el sábado por diferentes crimines de sedición y terrorismo.

Su ejecución provocó que una una turba, gritando consignas contra la monarquía saudi, atacara la embajada de Arabia Saudita en Teherán, la cual fue parcialmente destrozada e incendiada.

El ayatolá Ali Khamenei dijo el domingo que el “injustificable derramamiento de sangre de este mártir tendrá prontas consecuencias”.

El líder supremo agregó que Nimr “ni incitó a la gente a la acción armada ni conspiró secretamente, sino lo único que hizo fue manifestar sus críticas en base al celo religioso”.

Por su parte la Guardia Revolucionara de Irán vaticinó que la muerte de Nimr llevará a la “caída” de la monarquía saudita.

Reacciona Estados Unidos

El portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., John Kirby, dijo en un comunicado que la ejecución “del prominente clérigo chií y activista político… corre el riego de exacerbar las tensiones sectarias en un momento en que es urgentemente necesario reducirlas”.

El comunicado también refiere a las preocupaciones por la forma en que se realizan los procesos legales en Arabia Saudita y hace un llamado a «respetar y proteger los derechos humanos, y a asegurar procedimientos judiciales justos y transparentes en todos los casos».

De igual manera, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo estar “profundamente consternado” por las ejecuciones y pidió “calma y mesura en la reacción”.