Compartir

Por Simona Shemer y Max Kaplan-Zantopp

Con la gravedad de la crisis climática cruzando potencialmente el umbral de calentamiento de 1,5 ℃ para 2026, la transición hacia la producción de energía limpia y una economía verde y sostenible en general nunca se ha sentido tan urgente. Si las temperaturas globales promedio superan los 1,5 ℃, los expertos han advertido que los efectos podrían ser irreversibles.

Hoy en día, la tecnología solar fotovoltaica (PV por sus siglas en inglés) es una de las pocas alternativas de energía que lideran la transición hacia un futuro más limpio. Pero como la mayoría de los desarrollos, vemos infraestructura de paneles solares construida en la tierra como en los techos urbanos o en áreas rurales, algo que a muchos países les resulta difícil prescindir.

Israel, por ejemplo, carece de aproximadamente 12,000 acres para cumplir con su objetivo de participación del 30 por ciento en energía renovable para 2030.

Pero ¿y si la tierra no fuera un factor limitante para la energía solar? ¿Qué pasaría si pudiéramos aprovechar las superficies no utilizadas de nuestros lagos y varios tipos de depósitos de agua en su lugar? Este es el concepto detrás de la energía fotovoltaica flotante (FPV por sus siglas en inglés), también conocida como módulos fotovoltaicos solares flotantes montados en plataformas flotantes que flotan en cuerpos de agua iluminados por el sol donde las condiciones de la superficie son tranquilas.

A principios de la semana pasada, Israel anunció un proyecto para probar una inteligencia artificial (IA) flotante que genera electricidad al rastrear el sol. El sistema solar fotovoltaico (PV), desarrollado por la startup israelí Xfloat, está diseñado para moverse y rastrear el sol mientras flota en el agua de un embalse. El proyecto se está llevando a cabo en cooperación con Mekorot, la compañía nacional de agua de Israel, dijo la Autoridad de Innovación de Israel a NoCamels.

“Como parte de la cooperación, los paneles flotantes de Xfloat se instalarán en los reservorios de agua de Mekorot”, dijo Shir Azaraf, portavoz del Ministerio de Finanzas, a la agencia de noticias china Xinhua.

Aunque actualmente son más costosos de instalar que los paneles solares montados en el suelo, los FPV liberan terreno que puede usarse para una variedad de otros fines ambientales, residenciales o comerciales. Además, pueden ayudar a reducir la evaporación de las fuentes de agua que de otro modo serían vulnerables a la sequía mientras generan energía, y mantienen una mayor eficiencia a lo largo del tiempo bajo altas temperaturas debido al efecto de enfriamiento que emite el agua.

El producto de Xfloat se basa en capacidades de aprendizaje automático. La empresa ha creado un sistema inteligente de gestión del agua que controla las cargas de agua y las bombas para una inclinación y un seguimiento precisos. Luego, la compañía refina los datos recopilados de los sensores, que se dirigen a un proceso de aprendizaje automático basado en el conocimiento para el rendimiento predictivo de PV y O&M (operaciones y mantenimiento). Control de supervisión dedicado y adquisición de datos (SCADA) y herramientas de optimización transmiten los datos para mejorar algoritmos de seguimiento y O&M. SCADA es un sistema de control que se compone de computadoras, comunicaciones de datos en red e interfaces gráficas de usuario para supervisar un proceso.

El sistema de Xfloat tiene tanques de flotabilidad dispuestos en una cuadrícula de embarcaciones conectadas que controlan la rotación de las mesas de seguimiento de PV al unísono. El sistema no utiliza motores ni sistemas hidráulicos. En lugar de utilizar engranajes para inclinar los paneles, utiliza un mecanismo de posicionamiento hidrostático flexible.

“La electricidad generada de esta manera podría ser utilizada por todos, incluidas las plantas industriales y los consumidores domésticos, porque el proceso es barato y limpio”, agregó Azaraf.

Según su sitio web, Mekorot “pretende ser líder en eficiencia energética y en minimizar el uso de fuentes de energía convencionales que dañan el medio ambiente”.

“Mekorot tiene muchos usos para la electricidad todos los días y este hecho puede ayudar a la empresa y puede reducir drásticamente los costos de electricidad”, dijo a NoCamels Zvica Goltzman, vicepresidente de la División de Crecimiento de la Autoridad de Innovación de Israel. “Por supuesto, también se supone que ofrece mejores tarifas de agua a los clientes”.

La colaboración Xfloat – Mekorot es uno de los proyectos incluidos en un programa nacional donde la Autoridad de Innovación de Israel seleccionó cuatro startups israelíes para probar tecnologías innovadoras en sitios del gobierno con el apoyo del estado israelí de hasta el 50 por ciento.

“La conclusión es, si Mekorot dice: ‘Esto es algo que encuentro muy importante. Esto es algo que podría ayudarme. Esto es algo que reducirá nuestros costos. Entonces lo apoyaremos” agrega Goltzman.

Colaboración para la innovación

La colaboración entre la AII y varios departamentos gubernamentales brinda la oportunidad de enfocar los esfuerzos estatales en 12 áreas, que incluyen salud digital, transporte, protección ambiental, defensa cibernética, espacio y más, ldijo la AII a NoCamels.

Otras tecnologías elegidas incluyen una plataforma automatizada de gestión de terminales de autobuses, traducción de lenguaje de señas en línea en trenes y navegación de IA de drones sin GPS.

“La idea es dar a las tecnologías israelíes de vanguardia la posibilidad de probar su tecnología por primera, segunda o quizás tercera vez, en un sitio piloto muy bueno y de alta calidad”, dice Goltzman, antes de referirse a la curva del valle de la muerte, el período en la vida de una startup en el que ha comenzado a operar pero aún no está generando ingresos. El término, comúnmente utilizado entre los capitalistas de riesgo, también se refiere al agotamiento de la empresa de su capital social inicial proporcionado por los accionistas, antes de que genere un retorno de la inversión.

“Cuando tratamos con tecnologías nuevas y de vanguardia, existe esta [curva] del valle de la muerte cuando no tienes una prueba de concepto. Nadie quiere invertir en ti, porque aún no tienes una prueba de concepto. Y luego hay una segunda curva del valle de la muerte. Esta segunda curva del valle de la muerte es encontrar tu primer cliente que paga. El hecho de que tenga una prueba de concepto no significa que le será fácil encontrar ese primer cliente, especialmente cuando hablamos de grandes empresas tradicionales como las empresas gubernamentales”, dice Goltzman.

Al conectar las empresas que crean las tecnologías innovadoras con clientes potenciales, la Autoridad de Innovación de Israel está habilitando la prueba o el pilotaje dentro de una instalación o infraestructura gubernamental y permitiéndoles experimentar la tecnología.

“Ya sabes, en situaciones reales, permitimos que el gobierno pruebe nuevas tecnologías y las implemente para mejorar su funcionamiento. Y luego la propia empresa, un cliente de primera mano, crea testimonios para ayudar a esa empresa de tecnología a ir al mercado internacional y vender a un tercero. Así que es una situación en la que todos ganan”, añade.

Traducción: por el Consulado General H. de Israel en Guayaquil
Fuente: NoCamels
https://nocamels.com/2022/05/xfloat-mekorot-solar-panels-energy-floating/