Compartir

Lindon Sanmartín Rodríguez

Sí, ojalá no me vayan a juzgar “las mentes lucidas”, por hacer la observación de la calidad de debate, que escuchamos en la aprobación de las reformas a la ley de comunicación. Ley, que sí estaría en vigencia, los primero en caerles el “garrote” sería a los asambleístas, que actúan bajo un lineamiento ideológico, totalitario y más no en principios de libertad.

“Las mentes lucidas” quieren normar lo que la naturaleza o por cuestiones divinas entregó al hombre. El debate de los asambleístas (rojos verde flex) no puede normar la forma de razonar, pensar y expresarse de un ser humano, lo que tal vez pueden normar es la forma o mecanismo de entrega de frecuencias. Lo otro no esta a la altura de ustedes “sencillos socialistas”.

En la ley de comunicación no debe obligar al Estado adoptar un discurso público, lo que debe existir “libertad” del Estado a transparentar ese discurso para que el ciudadano y periodista, pueda analizar y juzgar la profundidad de las palabras que lo emita el representante de turno del Estado, el mejor ejemplo la calidad y profundidad de la expresión y opinión de los rojos verde flex.

El terror de los gobiernos totalitarios es a la “palabra libre”, que es más poderosa que la bala de un fúsil. El temor no es a la comunicación, sino a lo que pueblo pueda pensar y razonar, ese es el verdadero terror de los gobiernos totalitarios y corruptos, el poder de la palabra libre, mientras que para un demócrata el poder de la palabra libre significa democracia.

La palabra libre, ha permitido que los ecuatorianos conozcan el verdadero poder de la corrupción durante los 14 años de gobierno de los “sencillos ciudadanos socialistas del siglo 21”, que en su mayoría han sido observados por los organismos de control, judicializados y sentenciados por el sistema judicial del Ecuador; este es el principal objetivo de los gobiernos totalitarios y que ciertos asambleístas respaldan dichas aberraciones contra la expresión y opinión de los ciudadanos, más no de los periodistas.

De seguro el señor Presidente Guillermo Lasso Mendoza, vetará esta ley que fue aprobada por “Las mentes lucidas”. Es hora de defender la LIBERTAD.